La nueva norma del ibérico reduce el número de cerdos en las dehesas

La carga ganadera que se estipula supondría que donde ahora comen cuatro cerdos sólo podría comer uno. Los ganaderos creen que las tablas que se incluyen en un anexo del texto «no son proporcionales ni lógicas». La nueva norma de calidad del ibérico que ha propuesto el Ministerio de Agricultura de España, dirigido por Miguel Arias Cañete, tiene la virtud de haber logrado, en general, conjugar los intereses de consumidores, productores e industriales.

Pero hay un detalle -incluido en un anexo de la norma- que ha creado una honda preocupación entre los ganaderos: la drástica limitación de la carga ganadera que se establece y que supondría, de aplicarse tal cual, una severa reducción de la producción de la dehesa, pues, por ejemplo, donde ahora se pueden criar cuatro cerdos sólo se permitiría uno.

 

El asunto había pasado desapercibido en una primera revisión del texto, ya que la atención se centró sobre todo en las nuevas denominaciones de venta al público -mucho más claras para el consumidor-, en la protección del producto de la dehesa -con limitación de la imagen de la dehesa y la bellota para las etiquetas del cerdo realmente criado en el campo-, así como en el refuerzo de los controles de calidad.

 

Sin embargo, los ganaderos no han tardado en alarmarse cuando han echado las cuentas de lo que supone en una dehesa la aplicación de las tablas de carga ganadera máxima admisible por superficie arbolada cubierta que se adjuntan al proyecto del Ministerio.

 

Y en este sentido, Asaja-Sevilla ha enviado ya sendas cartas al ministro Miguel Arias Cañete y al consejero andaluz del ramo, Luis Planas, para advertirles de lo que esta organización agraria considera «un error de graves consecuencias en el futuro de la dehesa».

 

Entre dehesa y bosque

 

Juan Bilbao, experto en ganadería de Asaja-Sevilla, explica que el número de cerdos «de bellota» que se podrán criar en una dehesa vendría determinado por lo que se llama «fracción de cabida cubierta», que no es otra cosa que el porcentaje de la dehesa que está «a la sombra» de encinas o alcornoques.

 

El problema -según este técnico- es que los porcentajes que establece el proyecto del Ministerio de Agricultura son «excesivamente cortos» y no están sustentados ni por la proporcionalidad ni por estudios que avalen la necesidad de semejante restricción.

 

Desde Asaja consideran que sí hay que controlar los excesos que se han cometido en tiempos en los que el ibérico era muy rentable. «Pero de ahí a lo que se propone en la norma hay un mundo, pues en una dehesa normal, con un 12% de cabida cubierta, permite sólo un cerdo por cada dos hectáreas cuando cualquier ganadero sabe que comen dos cerdos perfectamente o, como mínimo, uno y medio».

 

Además, según Juan Bilbao, «la tabla propuesta carece de proporcionalidad ya que si hasta el 10% de fracción de cabida cubierta se autoriza un máximo de 0,25 cerdos por hectárea, al 50% le correspondería 1,25 cerdos (0,25 x 5) y al pasar de 50% habría que llegar a 1,5 cerdos, sobre todo en las dehesas de arboleda variada con encinas y alcornoques, ya que el alcornoque alarga la montanera.

 

Sin embargo, la tabla del Ministerio sólo permite un animal por hectárea para una dehesa con cubierta superior al 50% y sólo contempla 1,25 animales para superficies arboladas en más del 70% «lo que ya sería un bosque cerrado al que no se puede llamar dehesa».

 

Fuente: ABC.es & El Portal del Chacinado

Comentarios

Pin It on Pinterest

Comparte Esto

Para continuar utilizando nuestro Portal, debes aceptar el uso de cookies. En caso de no dar clic al botón mas información

¿QUE SON LAS COOKIES?

Una cookie es un fichero que se descarga en el ordenador/smartphone/tablet del usuario al acceder a determinadas páginas web para almacenar y recuperar información sobre la navegación que se efectúa desde dicho equipo.

El Portal del Chacinado utiliza en este sitio web cookies para prestación de servicios solicitados por el usuarios, ya sean gratuitos o de pago, analíticas para el seguimiento estadístico y el comportamiento de los usuarios, publicitarias y comportamentales para la gestión de espacios publicitarios en base a criterios como la frecuencia de los anuncios, el tipo de anuncios y respuesta del usuario al clic, etc.

El usuario podrá -en cualquier momento- elegir qué cookies quiere que funcionen en este sitio web a través de la configuración de su navegador. Si se desactivan estas cookies, el sitio web podrá seguir funcionando correctamente, pero algunos servicios podrían dejar de ser eficientes o con la actualidad requerida por el usuario.

El Portal del Chacinado no se hace responsable del contenido y veracidad de las políticas de privacidad de cookies de terceros, ni garantiza el correcto funcionamiento del portal en caso de desactivación global de las cookies.

Cerrar