Conociendo el distinguido y refinado Champagne Francés

El Champagne francés está considerado como una de las bebidas más exquisitas del mundo y más tradicionalmente relacionadas con la época de las fiestas de fin de año. Hoy en día el champagne es reconocida como una de las bebidas más distinguidas y refinadas, asociadas a la celebración de eventos importantes o a cualquier clase de festejo. Si bien muchas veces se suele utilizar la denominación de champagne para cualquier vino espumoso, el verdadero champagne es el producido y cosechado en la región  de Champaña  al noreste de Francia.

A partir del siglo XVII comenzó a convertirse en la bebida preferida por la realeza y los nobles europeos por lo que se expandió esta asociación del champagne con el lujo y la elegancia.

 

El método champenoise

 

El Champagne, al igual que todos los vinos espumosos, es elaborado mediante el método champenoise o método tradicional que es el que le da sus burbujas.

 

El método tiene dos fases de fermentación. Una primera en cuba (como todos los vinos) y una segunda en botella. Para reactivar la fermentación en la botella se le añade azúcar y en su caso levaduras. Como la fermentación produce CO2 y la botella está cerrada, el gas se disuelve en el líquido. Hay que dosificar bien la cantidad de azúcar ya que si no puede reventar la botella. Este proceso es similar al que se emplea en algunos tipos de cerveza.

 

Esta segunda fermentación produce sedimentos. Para conseguir eliminarlos se colocan las botellas con el cuello hacia abajo y en un ángulo de unos 45 grados en unos pupitres. Durante varias semanas se gira cada botella un cuarto de vuelta un par de veces al día, de manera que los sedimentos se vayan acumulando en el cuello de la botella, junto al tapón.

Para eliminar los sedimentos, se congela el cuello de la botella, se descorcha y el gas expulsa la franja congelada (donde se encuentran los sedimentos). Después se llena la botella con el licor de expedición, que le confiere el dulzor deseado (brut, semiseco, etc.) y se vuelve a tapar con un tapón especial.

Tipos de uva del Champagne

Existen muchas variedades de uvas a partir de las cuales se puede elaborar champagne, pero desde la legislación correspondiente en Francia sólo pueden ser calificados como champagne los vinos espumosos elaborados con uvas Chardonnay, Pinot Noir y Pinot Meunier.

Muchos de los champagnes producidos actualmente son elaborados a partir de la mezcla de uvas de diferentes cosechas y, a su vez, puede ser elaborado con la mezcla de distintos tipos de uva. De acuerdo a esto se puede hacer la siguiente clasificación:

Prestige Cuvée

Este es un champagne elaborado a partir de la mezcla de distintas variedades de uva pero de modo tal que la combinación produzca un champagne de lujo de acuerdo a las cosechas utilizadas. Estos champagnes especiales y de gran calidad suelen ser nombrados en honor a una personalidad famosa y presentadas en botellas con formas no convencionales.Algunos famosos champagne prestige cuvée son el Laurent-Perrier’s Grand Siècle y el Moët & Chandon’s Dom Perignon.

Blanc de noirs

Este término, cuya traducción literal sería “blanco de negro”, designa a aquellos champagnes elaborados a partir de las uvas pinot noir o pinot meunier, que son uvas tintas de pulpa blanca y de las que se obtiene un vino espumoso blanco.

Blanc de blancs

O “blanco de blancos” es, al contrario del anterior, el champagne producido a partir de la uva blanca chandonnay. El término es utilizado también para cualquier vino espumoso elaborado fuera de la región de Champagne, siempre que sea elaborado a partir de esta uva.

Rosé champagne

El champagne rosado es, generalmente, obtenido mediante la simple mezcla de champagne tinto y rosado, aunque también se puede obtener dejando macerar el mosto de uvas tintas por un período de tiempo.

Dulzura del Champagne

De acuerdo a la cantidad de azúcar que se incluye luego de su segunda fermentación se puede hacer otra clasificación de tipos de champagne que generalmente se incluye en la etiqueta para diferenciarlos.

Brut Nature o Brut Zéro (menos de 3 g de azúcar por litro)
Extra Brut (menos de 6 g de azúcar por litro)
Brut (menos de 15 gramos de azúcar por litro)
Extra Sec (12 a 20 gramos de azúcar por litro)
Sec (17 a 35 gramos de azúcar por litro)
Demi-Sec (33 a 50 g de azúcar por litro)
Doux o Dulce (más de 50 g de azúcar por litro)

El más común es el Brut, aunque a lo largo del siglo XIX y en los inicios del siglo XX el champán era generalmente mucho más dulce de lo que es hoy.

Como servir el Champagne

El típico error de principiante consiste en querer llenar las copas de una vez. Recuerde, para evitar que el vino se desborde, más vale resignarse a servir en dos etapas. El truco consiste en servir una primera cantidad de vino, lentamente e inclinando la copa; al deslizarse el champagne por la pared se promueve la formación de burbujas.
Sin dejar de distraer a su invitado para que no se impaciente, marque una pausa mientras espera a que la espuma baje, y luego sirva por segunda vez hasta la mitad o las dos terceras partes de la copa; de este modo, los aromas se concentran y las burbujas pueden desarrollarse.
Para mantener este volumen más o menos constante durante una comida, tendrá que estar pendiente de las copas de sus invitados con el rabillo del ojo para irlas llenando con regularidad.

como_servir_el_champagne_de_El_Portal_del_Chacinado

Tamaños de las botellas

La botella clásica es de 74 cl. Es más gruesa y resistente que la de vinos corrientes para que resista la presión del gas. El fondo de la botella está reforzado por la misma razón.

Los comerciantes de la zona normalizaron en el siglo XIX una serie de botellas de distintas capacidades, a las que recientemente se han añadido cuatro tamaños enormes (salomón, soberanos, etc.):

el octavo: de 9,4 cl (en desuso)
el cuarto: de 18,75 ó 20 cl, que en España se denomina “benjamín”,
la media: 37,5 cl
el medium: 60 cl (en desuso)
la botella: 75 cl
el misil: 1 L
el magnum: 1,5 L (2 botellas)
el jeroboam: 3 L (4 botellas)
el réhoboam: 4,5 L (6 botellas)
el mathusalem,: 6 L (8 botellas)
el salmanazar: 9 L (12 botellas)
el balthazar: 12 L (16 botellas)
el nabuchodonosor: 15 L (20 botellas)
el salomón: 18 L (24 botellas)
el souverain: 26,25 L (35 botellas)
el Primat: 27 L (36 botellas)
el melchizédec: 30 L (40 botellas)

Solo la media botella, la botella y el mágnum se usan para criar el vino. Los otros formatos se rellenan con vino ya fermentado. La tradición dice que el tamaño idóneo es el mágnum, siendo el tamaño en que mejor envejece el champán.

Los tamaños del Salomón en adelante, son recientes y se consideran un tanto extravagantes. Los tamaños superiores al Jeroboam son infrecuentes, porque las botellas son difíciles de manejar, frágiles y caras de producir. Los nombres de las botellas superiores al Magnum vienen de reyes de la Biblia salvo el Soberano y el Primat.

¿Cuántas copas pueden servirse con una botella?

Según los usos tradicionales, se calcula una media de 6 copas por botella, aunque como es lógico, todo depende del formato y del volumen de las copas servidas; hay quien le pedirá solo un fondo, mientras que otros estarán encantados con un servicio generoso.

¿Cómo calcular entonces el número de botellas que necesitará para una recepción? Tenga presente, en función del número de invitados, que una botella le permitirá servir entre 5 y 8 copas. Duplique esta cifra en el caso de un Magnum y aumente en esa proporción para los demás formatos.

capacidad_de_las_botellas_como_servir_el_champagne_de_El_Portal_del_Chacinado

Cómo sostener la copa

Para sujetar una copa de champagne con estilo, hay que sostenerla por el tallo. No sólo evitará las infames huellas de los dedos sobre el balón, también impedirá que el vino se caliente demasiado deprisa debido al calor de su mano.

De este modo, podrá dejar que su mirada se pierda en el baile de las burbujas y el color de la capa, sin la interferencia visual de sus dedos. Esta indicación se refiere a las flautas y las copas de vino: la copa de champagne ancha, en cambio, se sujeta por los bordes, evitando posibles derrames.

Una vez sujeta la copa como es debido, no tenga reparos en alzarla a la altura de los ojos; a continuación, aspire los aromas del vino antes de saborearlo. El gesto es bonito y el placer, completo.

como_sostener_la_copa_de_champagne_de_El_Portal_del_Chacinado

Fuente: Frenchparadox.co.cr & El Portal del Chacinado

Comentarios

Posts Relacionados

Privacy Preferences
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.

Pin It on Pinterest

Comparte Esto