El origen del embutido Mortadela: sus nutrientes y vitaminas

La Mortadela tiene un nombre del latín, una indicación de su origen antiguo. Fue citada en una receta ya en el siglo XIV. La mortadela tiene un contenido relativamente bajo de sodio y se digiere fácilmente debido a la finura del relleno y los efectos de la cocción a la que está sometida. Este producto es una excelente fuente de proteínas beneficiosas, 14,7 gramos por cada 100 gramos de mortadela-

También contiene hierro y ácidos grasos que son nutricionalmente equilibrados y beneficiosos. Las grasas en Mortadela consisten en su mayor parte de los ácidos grasos monoinsaturados, la mejor para el organismo humano. Eso significa que la Mortadela no contiene grandes cantidades de colesterol, sólo 70 miligramos en 100 gramos, que es más o menos la misma cantidad que en 100 gramos de pollo.

 

La Mortadela es un embutido cocido con una pasta fina de color rosa. El aroma es característico e inigualable, ligeramente picante. El sabor es completo, con un ligero toque de salmuera sobre un fondo especiado. Es uniforme y no abrumador, pero bien equilibrado por los pequeños trozos de grasa, que le dan a este chacinado mayor dulzura. Cuando se sirve solo, puede ser cortado en rodajas finas o cubos. Entre los diferentes tipos en los que se produce este salame, la Mortadella de Bolonia es la única versión que ha recibido el reconocimiento de la Indicación Geográfica Protegida (IGP).

La mortadela italiana se produce exclusivamente con materias primas seleccionadas y carne de cerdo. Los procesadores cortan la carne en trozos y la pican, mientras que la grasa pase a través de un dispositivo que la corta en cubos pequeños. La carne picada y los cubos de grasa, junto con ingredientes como sal, pimienta, hierbas y especias se vuelven una pasta, que se embute en tripa natural o artificial, dependiendo de peso, que oscila entre 500 gramos a 100 kilos (1,1 a 220 libras).

Las mortadelas luego son cocidas en hornos de ladrillo, una operación particularmente delicada. La cocción adecuada de la mortadela le da su característicos aroma y suavidad típica. Después, se rocía con agua fría y se almacena durante un tiempo en una habitación fría. Así, el producto está listo para el consumo.

Fuente: El Portal del Chacinado

Comentarios

Posts Relacionados

Pin It on Pinterest

Comparte Esto