¿Qué son las lágrimas del vino?

Este fenómeno fue identificado por primera vez en las llamadas “lágrimas del vino” por el físico James Thomson en 1855. El vino puede exhibir un efecto visible llamado “lágrimas”, esas lágrimas o huellas que caen por las paredes de la copa tras servirnos el vino. Este efecto es una consecuencia del hecho de que el alcohol tiene una tensión superficial menor que el agua.

Hoy en día los científicos afirman que realmente las lagrimas del vino son debidas al efecto Marangoni, en el cual al ser el alcohol una sustancia más volátil que el agua, en la superficie y en la parte superior de la copa mojada se forma una delgada capa de líquido más acuoso y, por lo tanto, de una tensión superficial más fuerte. El efecto de capilaridad hace subir al líquido a lo largo de la copa y la elevación de la tensión  superficial tiende a formar gotas que al caer dibujan unos canalillos o lágrimas del vino. Cuanto más elevada es la concentración en alcohol, más abundantes son las lágrimas.

Esas lágrimas nos dan untuosidad, volumen, un leve dulzor y la sensación de sedosidad en la boca en ciertas ocasiones. Algo muy importante para apreciar el tacto en la cata.

Por lo tanto, un vino con buena lágrima seguro que es rico en glicerol a parte de otros componentes, pero principalmente dominará el glicerol. De ahí que se diga que es rico en dicho componente aunque tenga otros compuestos que también influyen en esta característica (etanol, azúcar residual, etc.).

Fuente: El Portal del Chacinado 

Comentarios

Pin It on Pinterest

Comparte Esto

Para continuar utilizando nuestro Portal, debes aceptar el uso de cookies. En caso de no dar clic al botón mas información

¿QUE SON LAS COOKIES?

Una cookie es un fichero que se descarga en el ordenador/smartphone/tablet del usuario al acceder a determinadas páginas web para almacenar y recuperar información sobre la navegación que se efectúa desde dicho equipo.

El Portal del Chacinado utiliza en este sitio web cookies para prestación de servicios solicitados por el usuarios, ya sean gratuitos o de pago, analíticas para el seguimiento estadístico y el comportamiento de los usuarios, publicitarias y comportamentales para la gestión de espacios publicitarios en base a criterios como la frecuencia de los anuncios, el tipo de anuncios y respuesta del usuario al clic, etc.

El usuario podrá -en cualquier momento- elegir qué cookies quiere que funcionen en este sitio web a través de la configuración de su navegador. Si se desactivan estas cookies, el sitio web podrá seguir funcionando correctamente, pero algunos servicios podrían dejar de ser eficientes o con la actualidad requerida por el usuario.

El Portal del Chacinado no se hace responsable del contenido y veracidad de las políticas de privacidad de cookies de terceros, ni garantiza el correcto funcionamiento del portal en caso de desactivación global de las cookies.

Cerrar