Embutidos de Europa

Embutidos de Europa. Los distintos pueblos comenzaron a utilizar intestinos y estómagos de los animales sacrificados para embutir carne picada y/o sangre y conservarla durante más tiempo. Nacieron así los embutidos que contaban además con otros aditivos como sal, especias o humo que mejoraban y alargaban el proceso de conservación.

La mayoría de los embutidos están compuestos por carnes magras, generalmente de cerdo, buey o ternera, pero también cordero, pollo o pavo en algunos casos. Todos ellos limitan sus contenidos en grasas a una proporción que oscila entre el 30 y el 50% según la tradición o las legislaciones de cada lugar. Nos encontramos de esta forma con embutidos cocidos, ahumados, frescos y secados.

Gran Bretaña e Irlanda son dos países donde los embutidos tienen una popular aceptación y forman parte de la mayoría de las costumbres gastronómicas. Cocidos, fritos o a la parilla, además de asados al horno, multitud de embutidos son consumidos en ambos países, generalmente acompañados de patatas fritas y ensaladas. En muchos casos suelen ser casi el plato nacional, especialmente desde la II Guerra Mundial, en que alcanzaron su apogeo. Entre los dos países cuentan con más de 470 tipos diferentes de embutidos, que van desde Cumberland a Lincolnshire, con añadidos más modernos en su composición como manzanas o albaricoques e incluso con influencias extranjeras como el chorizo copiado de España o de la ciudad francesa de Toulouse.

Los embutidos gozan también de predicamento cuando se introducen dentro de panes, al modo del bollo preñao asturiano o gallego, o se les añade mantequilla antes de freír y se venden como los fish and chip. Otra variedad conocida como chipolata es envuelta en bacón y servida en Navidad junto al pavo asado.

En Escocia son famosos los desayunos con salchichas o con embutidos presentados en bloques o tranchas de carne embutida donde predominan especias como la pimienta. También en Escocia son famosos los puddings, que incluyen embutidos y especialmente el fabricado con morcillas (black pudding) que goza de gran predicamento y de protección geográfica. En el noroeste del país es famoso un embutido rojo parecido al chorizo que se fríe en mantequilla y se sirve con patatas chips.

Croacia y Serbia se disputan la paternidad del kulen, un embutido elaborado con tranchas magras de cerdo muy pequeñas que cuenta con denominación de origen en ambos países, otrora pertenecientes a la Federación Yugoslava. La carne es ligera y el sabor muy especiado, ya que porta ajo y pimentón, aunque algunas imitaciones lo hacen con pimienta negra. No muy lejos de allí, los macedonios cuentan con especialidades como las kolbas o el lukanec que están elaborados a partir de la carne de cerdo frita con cebolla, hierbas y especias.

Aunque Malta es un país pequeño, los embutidos son un producto muy popular, especialmente el conocido por zalzett tal malti, que está hecho de cerdo, sal marina, pimienta negra en grano, coriandro y perejil. Se consume tanto a la parrilla como frito, estofado, al horno o incluso fresco.

Los embutidos de Hungria más famosos son los kolbasz, unas salchichas ahumadas y curadas que son diferentes en cada región y portan el nombre geográfico como las gyulai o las csabai, pero también son muy apreciados el salami de invierno y embutidos cocidos que se denominan hurka, aunque el más famoso quizás sea el majas hurka, elaborado con hígado y arroz, y el véres hurka, una especie de morcilla mezclada con arroz y trozos de pan, además de pimienta, sal y mejorana.

A la cocina neerlandesa no la ha llamado Dios por los caminos de la gastronomía, en líneas generales. Sin embargo, los embutidos son abundantes e incluso buenos. En el país son más populares las tiendas dedicadas a vender diversos tipos de embutidos que las carnicerías propiamente dichas. Una de las piezas más populares y originales es la runderworst, hecha de buey y consumida seca, pero las braadworst, al modo y manera de la salchicha alemana, gozan de gran predicamento entre la población.

Los embutidos en los países nórdicos (polse en Dinamarca; polsa, pylsa, korv o kurv en Noruega; korv también en Suecia y bjuga o grjupan en Islandia) son elaborados mayoritariamente, entre un 60% y un 80%, con carne de cerdo especiada con pimienta y perejil y especias dulces como la mostaza con semillas, la cebolla y el azúcar de remolacha. Otros ingredientes que completan ésta son los torreznos, el agua, las patatas, la soja y las proteínas de leche. En el sur de Noruega emplean en ocasiones láminas de patata para envolver las salchichas antes de asarlas. Pero en todos estos países, los famosos perritos calientes (hot dog) se han popularizado y han invadido todos los mercados. Estonia, con embutidos ahumados, se salva de la quema y algunas partes de estos países donde conservan tradiciones como las salchichas de hígado de cerdo.

En Finlandia, las makkara son similares en apariencia a las bratwurst polacas, pero tienen una textura bastante diferente. Las salchichas finlandesas han entrado también en la era de la globalización y se sirven cocidas o asadas en parrilla acompañadas de kétchup. Sin embargo, aún se conserva la costumbre de elaborar la siskonmakkarakeitto, una especie de sopa de salchichas, genuina de este país. Mientras, la mustamakkara es preparada con sangre como las morcillas y es típica de Tampere. En la ciudad de Pori se presenta con ensalada de pepino y otras verduras. Pero las peculiaridades van más allá, ya que en Finlandia se preparan embutidos de ciervo, reno, gamo e incluso salmón (lohimakkara).

En Suecia, el embutido más tradicional es el falukorv, elaborado con una mezcla de carnes de cerdo, vaca y ternera con copos de patata y especias dulces. Esta variante fue introducida por emigrantes alemanes llegados al área de Falun. Y en la ciudad de Isterband, los embutidos son elaborados con cerdo, granos de cebada y patata con un tono ligeramente ahumado.

Fuente: Mercasa & El Portal del Chacinado

Comentarios

Pin It on Pinterest

Share This

Para continuar utilizando nuestro Portal, debes aceptar el uso de cookies. En caso de no dar clic al botón mas información

¿QUE SON LAS COOKIES?

Una cookie es un fichero que se descarga en el ordenador/smartphone/tablet del usuario al acceder a determinadas páginas web para almacenar y recuperar información sobre la navegación que se efectúa desde dicho equipo.

El Portal del Chacinado utiliza en este sitio web cookies para prestación de servicios solicitados por el usuarios, ya sean gratuitos o de pago, analíticas para el seguimiento estadístico y el comportamiento de los usuarios, publicitarias y comportamentales para la gestión de espacios publicitarios en base a criterios como la frecuencia de los anuncios, el tipo de anuncios y respuesta del usuario al clic, etc.

El usuario podrá -en cualquier momento- elegir qué cookies quiere que funcionen en este sitio web a través de la configuración de su navegador. Si se desactivan estas cookies, el sitio web podrá seguir funcionando correctamente, pero algunos servicios podrían dejar de ser eficientes o con la actualidad requerida por el usuario.

El Portal del Chacinado no se hace responsable del contenido y veracidad de las políticas de privacidad de cookies de terceros, ni garantiza el correcto funcionamiento del portal en caso de desactivación global de las cookies.

Cerrar